¿Una mente criminal que mata a los que practican “conductas sexuales inmorales”?