Morgan y Callahan creen que el pederasta acusado del primer crimen está mintiendo