Los analistas federales buscan a un asesino que sufre un trastorno obsesivo con la piel