El 'modus operandi' desconcierta a los analistas federales