Los analistas federales creen que el 'SuDes' es un coleccionista de heridas