Tercera víctima y tercera nota: "No hay forma de impedir lo inevitable"