A Morgan le llama la atención unas quemaduras en las manos de las víctimas