Un espantapájaros humano, nuevo caso macabro para los analistas federales