La UAC baraja la posibilidad de que los crímenes eran por motivos racistas