Los analistas federales tienen 24 horas para rescatar a una niña de cuatro años