Un antiguo policía, culpable de los ataques sufridos en Chicago