La UAC, tras la pista del estrangulador