Testigo del asesinato por una videollamada