El FBI consigue encontrar el escondite del imitador