Un asesinato que estaba escrito