La paternidad y la venganza marcan el último caso de Derek