La relación de Vanessa y Geisler es como un barco lleno de suciedad