Vanessa y Geisler entierran sus reproches y vuelven a mirarse a los ojos