Mónica y Daniel dejan de lado los gritos y a las familias para continuar juntos