El fuerte carácter de Manoli y la pasividad de Salva provocan continuas discusiones