Manoli y Salva protagonizan una guerra de globos llenos de rencor