Las quejas de la madre y la abuela de Laura complican aún más la relación