Miriam, castigada sin móvil