El cambio entre los gays y los catequistas termina como el rosario de la aurora