El cronometro llega a la casa de los Paes