Puyas y risas en el cambio de normas