Ana cambia su floristería por las gélidas olas del Cantábrico