Toñi Sálazar convierte a la hija de Bela en una sex-symbol