Aurora y Mª José, frente a frente