Así vive el ermitaño...