Una serpiente en el plató