El rumano que acogió a Celia, preocupado por ella