Los 'puntos envenenados' perjudican a Manu