La prueba que decide quién entra en la bañera