La policía carga contra los manifestantes 'laicos'