Leti Sabater, una crack entre semáforos