La intuición abandonó a Carlos y Aarón