Los indignados se duchan desnudos en las fuentes de Madrid