Los indignados catalanes se solidarizan con sus compañeros de Madrid