La final de Marbelys, muy reñida