Entre candidato y candidato, un cante para Marbelys