Los alcaldes también se divierten