Se acaba el mundo, en 'Tuiteros'