Verdasco se rapa por una apuesta