Toom Park, percusión en estado puro