¿Soportará Nico el ataque de risa?