Serrín a subasta en el castigo