Sara, a punto de llevarse el laberinto