Rafael Amargo... ¡a lo V!