Quico nos acerca a un hotel colgado de un árbol